formularioHidden
formularioRDF

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies (actualizada el 25-01-2017).

¿Qué puedo hacer?

Recursos > Bitácora

facetas

39 resultados

Profesores prescriptores de tecnologías en clase, ¿un dilema ético? (The New York Times)

As teachers launch personal brands and cast themselves as influencers, start-ups and tech giants alike are racing to cultivate them to spread their wares. Silicon Valley Courts Brand-Name Teachers, Raising Ethics Issues (The New York Times)

Kayla Delzer, maestra en Mapleton (Dakota del Norte), ha creado un aula flexible donde sus alumnos de tercer grado se sientan donde quieren y aprenden a publicar en Instagram. Las empresas de tecnología están cortejando a profesores como Kayla para ayudar a mejorar y promover sus herramientas educativas.  La profesora comenta que solo trabajaba con compañías en cuyos productos cree personalmente, como Seesaw. Esas relaciones, argumenta, le dan un valioso acceso a recursos que podrían beneficiar a sus estudiantes, colegas del centro educativo y maestros seguidores:

"Si voy a poner mi nombre en él, o bien tiene que mejorar el aprendizaje de los estudiantes o enseñar mejor a los maestros".

Una creciente tribu de profesores influyentes como Kayla, promueven el uso de la tecnología de la clase. Atraen la atención a través de sus blogs, cuentas de redes sociales y conferencias. Y son cultivadas no sólo por start-ups como Seesaw, sino por gigantes comoAmazon , Apple , Google y Microsoft , para probar e influenciar sobre las herramientas a utilizar para enseñar a los estudiantes estadounidenses. Ello ha abierto un debate ético en EEUU que los compara con los médicos y las empresas farmaceúticas.

 

...

Compartido el 8.9.2017 por Ana Moreno

Categorías:

Habilidades para los niños del futuro (El País)

¿Cómo preparar a los niños si los empleos del mañana no existen hoy?  Un interesante artículo de El País sobre las destrezas que tendrán que desrrollar los niños del futuro;

"El 65% de los niños acabarán trabajando en algo que no se ha inventado todavía" (Cathy Davidson).

Algunas de las tendencias tecnológicas son ya una clara realidad: la robótica, la inteligencia artificial o la realidad virtual. "A las personas que hayan estudiado filosofía y tengan conocimientos de lógica no les va a faltar trabajo. La inteligencia artificial lo que hace es replicar el funcionamiento del cerebro humano, y se necesita gente capaz de entender cómo funcionamos" (Silvia Leal)

"El de científico de datos no es un perfil corriente, pero todas las empresas van a necesitarlo" (Álvaro Ibañez -Microsiervos)


...

Publicado el 21.8.2017 por Espiral: Educación y Tecnología

Categorías:

La pobreza se mata con educación y salud

El título de este post es una de las perlas que nos comparte Carol Hullin, en esta entrevista. Carol es un claro ejemplo de que "querer es poder" y más con la ayuda de la tecnología ;)

El pasado mes de enero tuve la ocasión de participar en la Jornada de Verano Creatic 2017 de la Universidad de Valparaíso en Chile. En dichas jornadas conocí a Carol Hullin con la que compartimos ponencias y me pareció tan interesante su historia como su mensaje. Así que no pude resistirme y robando un rato de su tiempo, me acerqué a hacerle esta breve entrevista.

Carol Hullin @CarolHullin es Doctora en Informática Médica de la Universidad de Melbourne y postdoctorado en Inteligencia Artificial. Ha sido líder de la División de Informática en Salud del Banco Mundial. Miembro de la Escuela de Salud de Duoc UC, ocupando el cargo de Internacionalización. Se reúne con los ministros de Salud de los distintos países y realiza informes sobre las necesidades digitales.

Con una historia de vida impactante, Carol creció en un campamento de La Legua (Santiago de Chile), donde la pobreza, el hambre, el frio, la violencia eran las características definitorias de aquel entorno. Trabajó desde pequeña vendiendo empanadas y dulces. Aun así estudió auxiliar de enfermería y empezó a trabajar en un almacén en San Bernardo. A los 21 años sufrió un atraco y este hecho le hizo replantearse su vida. Apoyada por familiares, emigró a Australia en busca de un futuro mejor lo que describe con sus propias palabras: “Tuve el honor de irme a otro país y éste me potenció todos mis talentos, que en Chile no pude demostrar"

La Dra. Hullin es una emprendedora social y académica a nivel global, especializada en el desarrollo de proyectos en eHealth & mhealth en más de siete países, tanto para el sector público como el privado y asesora entidades mundiales, nacionales y locales enfocándose en marcos jurídicos y políticas públicas para la seguridad de la atención sanitaria.

Actualmente reside en Curacavi (Chile), a medio camino entre Santiago y Valparaíso, donde le hemos hecho esta entrevista.

En ella Carol nos apunta hacia dónde cree que camina la educación mediada con tecnología. Nos da su opinión sobre cómo provomer el uso de las TIC entre las personas que son alérgicas a ella, de lo cual es un buen ejemplo puesto que antes de ser una superespecilista en el tema era contraria a su uso en la sanidad. 

Nos comenta su punto de vista sobre el uso del papel en el mundo del profesor digital.

Uno de los temas-tendencia que vienen con fuerza es el del big data y su potencial uso en educación. Le  preguntamos sobre ello y sobre cómo cree que se puede conseguir un equilibrio entre su aprovechamiento y la preservación de la privacidad y la seguridad de los usuarios.

Le manifestamos nuestra sorpresa por el hecho de que el Banco Mundial se interese por la sanidad y la educación ya que parecen mundos antagónicos.

Finalmente, como sabemos de su interés y su firme convicción de llegar a ser presidenta de Chile, le pedimos que nos diga qué cambiará en la educación y en su país.

¡Gracias Carol!

Una entrevista sincera y clara que esperamos os resulte interesante.

Juanmi Muñoz
Co-director ODITE

...

Publicado el 18.3.2017 por Juanmi Muñoz

Categorías:

La riqueza del InfoCompost en un mundo interconectado

Resumen

  • Del reciclaje ecológico al InfoCompost informativo
  • A la búsqueda de la sostenibilidad comunicativa
  • La abundancia indiscriminada, un reto educativo
  • Lo más difícil: el descarte

Abstract:

Igual que nos implicamos en el reciclaje de materiales para mantener el equilibrio ecológico, nos enfrentaremos en breve a la necesidad de eliminar el exceso de información y de reutilizar lo esencial en nuevos contextos. Descartar la acumulación innecesaria, y transformar el conocimiento significativo en nutriente social es un InfoCompostaje necesario. El reto de la educación está en potenciar la selección de conocimiento y gestionar el descarte.

Imagen 1. Ref: http://img04.deviantart.net/7d72/i/2013/274/b/8/deconstruction_book_by_halestormchick-d6ou9xn.jpg

 

Del reciclaje ecológico al InfoCompost informativo

¿Dónde se tira el plástico, el metal o el vidrio? ¿Dónde irían unas gafas rotas?
Esta última pregunta tiene sentido gracias a un hábito necesario pero muy reciente: el reciclaje.

Hace apenas quince años, el reciclaje de los desperdicios urbanos era una tendencia vanguardista e innovadora, estrechamente relacionada con los movimientos ecologistas y solidarios, a veces marginales, preocupados por el cambio climático, la polución y el consumismo desproporcionado.

Hoy día, el reciclaje se ha abierto camino hasta integrarse en los comportamientos de la ciudadanía responsable. Reciclar responde hoy en día a planteamientos de política municipal, altamente reglamentada y asimilada a procesos ordinarios de integración social.

A pesar de estar actualmente promovido por instituciones estatales y locales, el reciclaje se realiza de forma poco eficiente, a menudo sin propósito claro y lejos del impacto ambiental deseado. Todavía estamos intentando descubrir formas de reciclaje que permitan la óptima reutilización de materiales y la sostenibilidad de los procesos. En un mundo de abundancia y exceso, saber seleccionar y transformar es un conocimiento esencial.

El crecimiento de la realidad digital, en entornos virtuales y comunicativos, ha generado una nueva necesidad de selección, reciclaje y transformación, más allá del mundo físico. ¿Dónde van a parar las páginas de diarios virtuales obsoletos? ¿Quién se encarga de eliminar los documentos antiguos de las empresas o las instituciones? ¿Qué pasa con los perfiles en las redes sociales de las personas que fallecen?

Vivimos en una sociedad altamente comunicativa, donde la industria más tradicional tiene una base informativa explícita. Incluso la industria del automóvil o de maquinaria pesada tienen un componente material comunicativo, de interacción con el usuario, intercambio de datos y registro documental. Los coches nos hablan, nos muestran información y anotan nuestras conductas y hábitos en la forma de conducir. Esta información fragmentada se halla actualmente en proceso de fusión, por los mecanismos de conectividad extrema en la Internet de las Cosas, y los procesos analíticos de integración en el Bigdata. La abundancia y el exceso de información se ha infiltrado también en el espacio virtual, y está creciendo exponencialmente.

La gestión del InfoCompost[i] , del producto informativo acumulado, se está abriendo paso en los planteamientos de ecología virtual, que se interesan por la sostenibilidad comunicativa, la mejora de la formación empresarial, y la actualización educativa tecno-pedagógica.

Imagen 2. Ref: http://nicedrawing.com/wp-content/uploads/2016/10/book-sculpture-train-of-thought.jpg

 

A la búsqueda de la sostenibilidad comunicativa

Aprender a leer y analizar la cantidad ingente de datos existente en este mundo hiperconectado requiere nuevas habilidades comunicativas y analíticas, que están generando tendencias en el mundo tecnológico industrial. La Transmedia[ii], entendida como composición del discurso informativo a través de múltiples plataformas y canales diversificados, ha dado como resultado formas distintas de asimilar la información. No es suficiente con leer, escribir, hablar, escuchar y dialogar: hay que saber pasar de un código comunicativo a otro, descifrar textos complejos, audiovisuales, multimodales, interconectados por hipervínculos, co-creados y editados por múltiples autores en diversas lenguas. Aun así, la comunicación en el mundo actual requiere incluso otras habilidades relacionadas con la gestión del conocimiento y el pensamiento crítico.

Aprender a comunicarse en el mundo actual exige saber gestionar el mensaje esencial, la obsolescencia de la información, y la reutilización de los componentes operativos en cada momento: es el InfoCompost de nuestra experiencia comunicativa, que se convierte entonces en un nutriente básico del conocimiento compartido. La reutlización y la transformación de herramientas físicas ha sido un rasgo propio de la hominización. De igual manera, la reutilización y transformación del conocimiento, en entornos comunicativos digitales, puede ser el detonante que humanice nuestra capacidad de compartir, co-crear y colaborar de forma creativa. ¿Aprenderemos a hacerlo? Antes, tal vez, habremos de desaprender.

Igual que los primeros movimientos de reciclaje material alertaban de los peligros del consumismo indiscriminado, la industria comunicativa ha empezado a reflexionar sobre los riesgos ambientales de la sobre carga informativa en los entornos digitales. La infoxicación[iii] o exceso de datos (information overload) debería regularse con el mismo espíritu de reciclaje que se utiliza en el mundo material: reutilizando las partes útiles y significativas.

La gestión del InfoCompost es una propuesta basada en la reutilización selectiva de elementos de información que pueden ser relevantes de nuevo, en contextos distintos a los que inicialmente estaban destinados. ¿Quién no ha reutilizado alguna frase, algún párrafo o alguna idea de un documento elaborado años atrás? ¿Quién no se ha sentido inspirado por una antigua canción conocida, repentinamente recuperada en YouTube, o por un artículo ya olvidado, que nos aparece en un lugar inesperado de la red? Todos los escritores han utilizado alguna vez párrafos de sus propios textos en nuevas producciones, igual que los compositores y los políticos. Cualquier profesional con un buen portfolio personal es capaz de echar mano a su dosier de creaciones personales para generar nuevas combinaciones que añaden otras dimensiones de conocimiento, distintas y originales.

El buen InfoCompostaje nos puede ahorrar mucho tiempo, energía y dinero. Mantener indefinidamente millones de ficheros, almacenados en múltiples servidores, tiene un coste económico y ecológico real del que no somos conscientes.

Aprender a reutilizar la información existente en la red, recogida en formatos muy diversos, es una práctica de Transliteralidad (Transliteracy) propia de los entornos Transmedia en los que vivimos. Los alumnos de hoy, profesionales del mañana, han de aprender a descomponer textos escritos, orales o audiovisuales, y recomponer la información relevante en forma de Tweet, infograma o conversación en Skype.  Han de poder construir un discurso crítico sobre temas diversos a partir de evidencia claras que descarten explicaciones innecesarias.  Necesitamos desarrollar nuevas técnicas docentes que ayuden a concienciar al alumnado sobre éstas y otras prácticas esenciales para la sostenibilidad comunicativa en el mundo virtual.

Image 3, Ref: http://thechestertones.com/wordpress/wp-content/uploads/2013/02/la-paradoja-de-la-eleccion-infoxicacion-the-paradox-of-choice.jpg

 

La abundancia indiscriminada, un reto educativo

Identificar los componentes del conocimiento que hay que mantener en las escuelas para las futuras generaciones es una responsabilidad educativa de gran trascendencia social, económica, política y ética.

Cuando hallamos información obsoleta en la red, la descartamos sin eliminarla del sistema: el residuo sigue allí. Lo mismo pasa con el currículum: no disponemos de mecanismos que determinen a priori si una información está anticuada o ha dejado de ser relevante en el contexto en que se generó. Hoy en día, esto es un reto aparentemente insalvable. Padecemos el síndrome de Diógenes digital.

Por primera vez, la tendencia actual de innovación en el sistema educativo intenta simplificar los contenidos, los procesos e incluso los principios sobre los que se basa la enseñanza-aprendizaje. Hemos acumulado un extenso contingente de conocimiento, a menudo innecesario, cuyo mantenimiento exige una enorme energía personal, social y económica.  No obstante, somos conscientes del riesgo que implica eliminar del sistema aquella información que puede ser necesaria en el futuro.  Todos nos resistimos a borrar ficheros antiguos, por si (tal vez) contienen algún detalle importante o significativo para nuestro próximo proyecto o nuestra siguiente investigación.

Desconocemos, en todo caso, qué información existente puede sernos de utilidad en un futuro, cómo acceder a ella de forma coherente y significativa, e incluso qué procesos nos permitirán utilizar las partes moleculares más relevantes, en un nuevo contexto.  De igual manera, no sabemos aún cómo gestionar el curriculum, cómo actualizarlo, o cómo librarnos de él, para dar respuesta a las necesidades de futuro.

Imagen 4. Ref: The Transformation Society, 2017.  infoCompostaje en entorno digitales.

Parece que Finlandia, Canadá y otros países vanguardistas se han tirado a la piscina para empezar con los recortes de datos explícitos en la escuela, y la ampliación de reflexiones de carácter abstracto, científico y social. Pero en nuestro país no se ha tomado aún ninguna determinación en este sentido.  ¿Quién se atreve a decir que los polinomios son innecesarios en la enseñanza obligatoria? Se pueden trabajan los mismos conceptos de incógnitas, en juegos informatizados ¿Qué parte de la historia debería eliminarse en la enseñanza primaria? Las reflexiones históricas pueden hacerse con reproducciones artesanales y juegos de interacción cultural ¿Qué parte de las ciencias naturales puede ser opcional en secundaria? Hay que profundizar en los temas científicos de mayor urgencia ecológica, y de responsabilidad colectiva.

Nadie ignora que las necesidades educativas están íntimamente relacionadas con la sostenibilidad emocional, económica, laboral y ciudadana, tanto de los individuos como de las comunidades.  Una de las reflexiones más recientes e inspiradoras sobre la necesidad de actualización continua en el mundo actual se puede hallar en esta experiencia, publicada en el World Economic Forum, en enero del 2017, por Saadia Zahidi:

“Durante el último año, en el Foro Económico Mundial y en otros lugares, he hecho dos preguntas a los participantes. En primer lugar, pido una demostración de las manos sobre si se sienten seguros de sus habilidades actuales a través de ellos hasta el final de sus carreras - alrededor de uno de cada cinco levantar las manos. Luego les pregunto si se sienten seguros de aconsejar a sus hijos sobre su educación para prepararse para su propio futuro: ninguno levanta la mano. Estas son algunas de las figuras más destacadas del mundo y, sin embargo, como muchos de nosotros, no están seguros de cómo se verá el futuro de los mercados laborales.” [iv]

 

Lo más difícil: el descarte

La eficacia, calidad y buena orientación del sistema educativo depende ahora de la satisfactoria actualización del conocimiento a lo largo de toda la vida. En entornos formales e informales, exigimos información de calidad, mejor formación, y espíritu de transformación[v].

Nos enfrentamos a la toma de decisiones que marcarán el futuro de la sostenibilidad cultural en las próximas generaciones, pero no sabemos aún cómo distinguir lo importante de lo accesorio. Necesitamos un enfoque estratégico en el tratamiento de la información y del conocimiento, que podemos plantear en términos de infoCompost educativo:

  • ¿Qué información hemos de seleccionar? Determinar el origen, la intencionalidad y las consecuencias de un mensaje es una habilidad esencial para acceder a la información de calidad.
  • ¿Cómo actualizamos y contrastamos el conocimiento? Hemos de disponer de mecanismos automatizados de actualización y comprobación de datos, para contrastar, filtrar y discriminar la información relevante a medida que evoluciona.
  • ¿Para qué sirve la socialización del conocimiento en un mundo tan competitivo? La transferencia interpersonal y el tratamiento colectivo del saber es trascendente para evitar el colapso del sistema por extinción de recursos.
  • ¿Por qué hemos de aprender a aplicar y reutilizar la información en contextos diferentes? En el mundo de las redes sociales, donde los usuarios somos la fuente de información y nos convertimos en mercancía digital, todos tenemos derecho a gestionar el InfoCompost de mundo virtual como un nutriente social de conocimiento compartido.

Y lo más difícil de todo: cómo nos deshacemos del material inútil, duplicado y degradado. 

Este proceso de Infocompostaje debe realizarse en un ecosistema dinámico y global, donde los humanos se ayuden de herramientas inteligentes para la selección, destrucción e interconexión de la información. Las tecnologías de comunicación y participación social son parte del problema, y serán también agente activo en el planteamiento de posibles soluciones.

Estamos asistiendo a cambios tecnológicos que comportan una estrecha colaboración humano-máquina. Es una interacción compleja, más allá de la instrumentalización mecánica que conocemos. Habremos de aprender, trabajar y enseñar, conjuntamente, con agentes y entornos de Inteligencia Artificial. Este futuro mixto abrirá (en la sociedad y en la escuela) espacios inexplorados de cognición, comunicación e interacción social. El futuro ya está aquí, aunque sea invisible y mal repartido, amigo Watson[vi].

La automatización en el control de datos, con algoritmos de adaptabilidad y aprendizaje profundo (Deep Learning), está dando un protagonismo extraordinario pero invisible a las máquinas que aprenden, que se interconectan y se auto-gestionan. También ellas habrán de planificar la descomposición de información obsoleta y su recomposición en nuevos contextos.

La Inteligencia Artificial ha llegado para quedarse. Viene acompañada de habilidades de alta definición: detección de contexto, hiper-conectividad, Internet de las Cosas, implantes y prótesis biónicas… estos elementos, en estrecha comunicación codificada y automática, están generando mensajes invisibles, ajenos a la comprensión lingüística del ser humano. Estos y otros elementos de la industria 4.0 son herramientas que el sistema educativo tendrá que explorar y aplicar en los próximos diez años.

Algunas de las aportaciones favorecidas por las estas herramientas digitales son:

  • la personalización del aprendizaje
  • el apoyo virtual a los alumnos más desaventajados
  • la diversificación de espacios educativos
  • la interdisciplinaridad y la transferencia
  • el trabajo competencial integrado e integrador
  • el tratamiento connectivista y transformativo del conocimiento
  • …   …   …

No basta con aprender nuevos conocimientos: en muchos casos, hemos de estar dispuestos a desechar los antiguos. ¿Estamos preparados?

 

By Neus Lorenzo & Ray Gallon. The Transformation Society.

Link: http://transformationsociety.net/

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

[i] “Probing Our Future” (2016) by Ray Gallon and Neus Lorenzo http://www.slideshare.net/TransformationSociety/probing-our-future

[ii] “De las Media a las Transmedia, la gestión del conocimiento en os escenarios integrados de aprendizaje” (2015)  http://odite.ciberespiral.org/comunidad/ODITE/recurso/de-las-media-a-las-transmedia-la-gestion-del/9a7bd36f-8f90-495d-9b2d-c64ce89f63f1

[iii] Infoxicación o sobre-carga informativa, (2013) Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Sobrecarga_informativa

[iv] “We may have less than 5 years to change how we learn, earn and care” by Saadia Zahidi, Head of Education, Gender and Work and Member of Executive Committee, World Economic Forum, Geneva.  https://www.weforum.org/agenda/2017/01/realizing-human-potential-skills-jobs-care-work

[v] “The Transformation Society” (2016) http://transformationsociety.net/

[vi]   "Transform learning experiences with Watson. Personalized learning on a whole new level” (2017) https://www.ibm.com/watson/education/

...

Publicado el 29.1.2017 por Juanmi Muñoz

Categorías:

Comienza 2017 formándote en línea

Cada vez que arranca un nuevo año, comienzan los nuevos propósitos, y en este 2017 la formación en línea seguro que está entre esos propósitos, que para la mayoría de los docentes no son nuevos, sino ya casi una adicción, pero de las buenas.

Por si quieres empezar el año apostando por formarte, el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF) del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte abre 2017 con varias propuestas formativas en red:

- Cursos tutorizados en línea. Primera edición de 2017. Esta modalidad formativa abre inscripciones el 10 de enero de 2017 con un catálogo de 13 cursos y un total de 4925 plazas. Los cursos van dirigidos a docentes en activo de centros sostenidos con fondos públicos de niveles anteriores al universitario y se realizan en el Aula de Formación en Red de INTEF con atención tutorial. 

La duración de los cursos es de dos meses, y para facilitar el trabajo y la planificación de los participantes, todos los cursos están disponibles con unos días de antelación al comienzo oficial de los mismos el 9 de marzo, de modo que los participantes vayan familiarizándose con el aula digital.

Al final de los mismos, los participantes que los conluyan con éxito, reciben un certificado que indica las horas de formación recibidas.

- Cursos abiertos masivos y en línea (MOOC): el 5 de enero se ha abierto la inscripción para los tres primeros MOOC del año: Educación Expandida con Nuevos Medios, Aprendizaje Basado en Proyectos y Realidad Virtual en Educación.

Los MOOC de INTEF están abiertos a cualquier persona interesada en su temática, la inscripción no cierra hasta el mismo día en que finaliza cada MOOC, e independientemente del perfil profesional y/o de la ubicación geográfica, simplemente con una conexión a Internet y cierta habilidad digital, uno puede trabajar competencias profesionales y formarse de un modo más autónomo.

Cada MOOC tiene una duración de 5-6 semanas, cuenta con un equipo de dinamización, varios eventos en directo y mucha interacción en redes sociales. Al finalizar cada MOOC se expide una insignia digital, almacenable en la mochila de insignias abiertas de EducaLAB. Todos los MOOC se realizan en el aula digital de MOOC INTEF.

 

- Nano experiencias de aprendizaje abierto y en línea (NOOC): el 9 de enero el INTEF ha abierto la inscripción en tres nuevos Nano-MOOC que comenzarán el 16 del mismo mes: Respeta al autor, ¿Gestionas eficazmente tu información?, y Medidas y actuaciones frente al ciberacoso.   

Estos Nano-MOOC tienen un esfuerzo estimado aproximado de entre 180 y 210 minutos y están destinados a que cualquier persona interesada en la temática adquiera y/o desarrolle una competencia digital, alcance un objetivo y lo evidencie a través de la creación de un producto digital. Al igual que los MOOC, no importa el perfil profesional o la ubicación geográfica del participante, aunque sí es necesaria cierta autonomía de aprendizaje. Cada NOOC cuenta con un facilitador, un evento de facilitación en directo y un grupo de apoyo social en una red social. 

Estos nano cursos abiertos y en línea tienen una duración de 10 días, al final de los cuales, aquellos participantes que los concluyen con éxito obtienen una insignia digital que pueden almacenar en EducaLAB Insignias. Todos los NOOC se realizan en la plataforma NOOC INTEF.

 

- Además, el INTEF ha lanzado también una nueva modalidad formativa abierta y en línea, la autoformación a tu ritmo, a través de la realización de los llamados Self-Paced Open Online Courses (SPOOC), en los que sin más apoyo que los pares que puedan estar autoformándose en el mismo eje temporal, los participantes pueden seguir trabajando competencias digitales según su disponibilidad horaria. Al igual que en el resto de modalidades formativas en abierto, al finalizar un SPOOC, el participante obtendrá una insignia digital que acredita que se ha autoformado con éxito y compartible en cualquier espacio digital desde la Mochila de EducaLAB Insignias.

Seguro que entre tanta oferta, encuentras tu estilo de aprendizaje preferido para continuar con tu desarrollo profesional docente. 

Toda la oferta formativa en línea de INTEF está a un golpe de clic en Aprende INTEF.

¡No te pierdas las actualizaciones regulares de todas las modalidades de formación en red!

...

Publicado el 9.1.2017 por M Jesus Garcia San Martin

Categorías:

3er. Congreso Internacional de Innovación Educativa 2016

Del 12 al 14 de diciembre próximos tendrá lugar en el Campus Ciudad de México, el 3r Congreso Internacional de Innovación educativa. Organizado por el prestigioso Instituto Tecnológico de Monterey, promete ser un encuentro de gran relevancia en el mundo educativo y en él se presentarán más de 500 experiencias de innovación educativa de 23 países y 250 instituciones.

Los objetivos que el Congreso se plantea son:

  • Conocer las tendencias y prácticas en innovación educativa que están transformando la educación en el mundo.
  • Conectar con expertos de reconocimiento mundial.
  • Identificar recursos para la mejora de la enseñanza ­aprendizaje.
  • Compartir su experiencia en la práctica docente.
  • Colaborar con colegas e instituciones en temas comunes.
  • Construir acuerdos de trabajo en conjunto.
  • Recibir el reconocimiento de sus colegas por la innovación en su práctica docente

En la web del congreso está toda la información y además ofrecen la posibilidad de una sesión informativa vía Livestream el próximo 7 de noviebre a las 7 h (TCM) -11 PM de España-

 

...

Publicado el 4.11.2016 por Juanmi Muñoz

Comunicación y transparencia en una aula de P3 con Edmodo

El presente post es la crónica de Elisabet Puiggròs, una maestra que explica, en primer persona, su proyecto de comunicación con las familias en un aula de P3 utilizando la plataforma Edmodo. Merece la pena conocerlo y difundirlo.

------------------------------

Durante el curso 2014-2015 fui tutora de un grupo de 13 niños y niñas de 3 años en la Escuela Pública de Otxandio (Vizcaya). Era ya el segundo año de trabajar con el mismo grupo y conocía bien las familias con las que el año anterior había mantenido una relación muy estrecha y cordial.

Por este motivo el siguiente curso me animé a proponerles avanzar en una experiencia de comunicación virtual: comunicación del aula hacia las familias y de las familias hacia el aula utilizando una plataforma social. Un proyecto en el que nadie fuera maestro de nadie y todas pudiéramos aprender de todas.

  1. Punto de partida:

Unos años antes me resultó de gran interés una experiencia de comunicación con las familias en un aula de 5 años mediante Twitter: Apprendre Twitter à l'école maternelle

El aprendizaje de las normas básicas de seguridad por parte de los pequeños alumnos y el ejercicio colectivo de decidir diariamente cuál sería la frase de 140 caracteres que publicarían aquél día me parecieron extraordinarios y de un gran valor.

  1. Objetivos del proyecto:

El proyecto se fundamentó en tres ejes:

2.1. Garantizar la transparencia en el aula:

La comunicación con las familias en el aula me parece un aspecto prioritario. Algunas maestras o maestros sufrimos con con las entrevistas que debemos realizar con las familias o tenemos poca empatía en las relaciones con éstas, y a su vez, las familias, a veces, tenemos opiniones poco acertadas hacia el trabajo de las maestras o maestros; en mi opinión es debido a un gran desconocimiento de porqué unos y otros hacen las cosas cómo las hacen.

Mi aula tenía unas grandes ventanas en la planta baja del edificio, ventanas que quise siempre abiertas, sin cortinas, y es con este objetivo que nació este proyecto: crear un gran ventanal para ofrecer y compartir con las familias todo aquello que hacíamos en clase.

2.2. Impulsar la comunicación (maestra - familias / familias - maestra / familias - familias).

El segundo objetivo fue crear un espacio de comunicación: para hacer frente a la desconfianza o al desconocimiento me parece necesario explorar todas las formas de comunicación posible: que nunca un padre o una madre quede con la sensación de que no se le ha escuchado, que la maestra tenga un canal para explicar el porqué de hacer las cosas de un modo y no de otro… Y en el caso de nuestra aula, un espacio en el cual las familias pudieran hablar de lo que hacen con sus hijos/as o hicieran aportaciones o reflexiones.

2.3. Formación en el uso de las redes sociales: tomar conciencia de los riesgos, promover su buen uso e investigar qué utilidades puede tener.

Partiendo de una serie de formaciones en las que pude participar sobre coeducación y violencia de género en la infancia y la adolescencia, y sobretodo, después de oír hablar a la psicóloga Ianire Estébanez experta en la violencia contra las mujeres, redes sociales y adolescencia (autora del blog http://minoviomecontrola.com/  entre otros, tomé conciencia de la necesidad de educarnos en el conocimiento de las redes sociales y extender este conocimiento a las familias, de modo que entre todas seamos capaces de acompañar a nuestros hijos/as y alumnas en el uso de las nuevas tecnologías: darles herramientas que les ayuden a protegerse, a mantener relaciones respetuosas y a exprimir todo su potencial.

Es por este motivo que el tercer objetivo de este proyecto, es la formación de las familias en el uso de las redes sociales. 

3. Fases del proyecto:

1. INICIO:

El proyecto comenzó con una entrevista inicial aprovechando la entrevista individual de comienzo de curso,  para invitarles a participar en el proyecto, explicar a grandes rasgos sus objetivos, y preguntar si estarían dispuestos a participar. La respuesta fue muy positiva ya que 12 de las 13 familias expresó su interés en participar.

2. DESARROLLO:

Adquirimos el compromiso de reunirnos un día al mes en horario extraescolar, durante una hora y media; nos reunimos en noviembre, diciembre y febrero para tratar los siguientes temas:

  • Reflexión sobre la utilidad de las redes sociales

  • Confidencialidad

  • Actitudes en la red: NETIQUETA

  • Confección de nuestro propio código ético

  • EDMODO: conocimiento de la plataforma, creación de usuario e instalación de la aplicación, ejercicios básicos: adjuntar archivos, escribir mensajes, colgar fotografías…

La última reunión, de valoración, fue en el mes de mayo.

3. PUESTA EN MARCHA DE LA PLATAFORMA:

A partir de febrero pusimos en marcha nuestro espacio virtual en EDMODO. La plataforma es sencilla y muy intuitiva, segura, sin publicidad. El compromiso, por mi parte, fue de hacer publicaciones semanales y de mirar los mensajes a diario.

Las famílias colgaron:

  • Imágenes de sus salidas en familia o de las fiestas de la escuela.

  • Artículos pedagógicos o videos para comentar.

  • Pequeñas conversaciones y comentarios sobre el material del aula que yo publicaba.

Como maestra, aporté:

  • Cuentos explicados

  • Trabajos que hacíamos o ambientación en el aula

  • Grabaciones de voz hechas en clase

  • Fotografías en las que el centro era la actividad y no los niños/as

  • Felicitaciones de cumpleaños a los niños/as.

En el aula:

  • Mirábamos las imágenes colgadas y escuchábamos las grabaciones en una pequeña tableta digital

4. Valoración, conclusiones y limitaciones del proyecto:

Participación:

En el proyecto participaron 8 de las 13 familias del aula. El resto no participó por motivos de tiempo u organización familiar (esto es lo que me expresaron) y sólo una manifestó que no participaría por falta de interés.

El aspecto de la participación fue una pequeña limitación en el momento de utilizar la red: desde un inicio marcamos una condición: únicamente si la familia participaba en la formación, podría después incorporarse al espacio virtual. El motivo era garantizar que una vez puesta en marcha se respetarán las decisiones tomadas sobre el modo de uso.

Por este motivo, cuando colgaba información en el aula virtual, tenía siempre presente que no todas las familias podrían verlo. 

Conocimientos previos:

Desde un inicio expliqué a las familias que yo no era una experta ni tenía conocimientos específicos sobre la materia. Lo que les proponía era un proyecto totalmente horizontal en el cual mi papel fue únicamente de dinamizadora.

Como aspecto muy positivo quisiera destacar que el hecho de dinamizarlo me obligó a documentarme y a reflexionar sobre el tema.

En lo que corresponde a la utilización de la plataforma EDMODO, su uso es muy intuitivo y en la red se puede encontrar una guía muy completa para saber cómo utilizarla.

Logro de objetivos:

Al final del proyecto realicé a las familias un cuestionario para conocer su valoración sobre el mismo con respecto a los objetivos de Transparencia, Comunicación e Internet y Redes Sociales. El resultado fue muy positivo en los tres casos, con puntuaciones medias cercanas a los 4,5 / 5 puntos.

También valoramos el interés que el proyecto había suscitado entre las familias y el resultado fue cercano al 5/5 puntos.

Algunas de sus comentarios a la valoración del proyecto fueron:

  • Hacer un post semanal por parte de los padres y madres;
  • Hacerlo más dinámico;
  • Ha sido muy interesante;
  • Es una pena que haya costado llegar al resto de padres y madres;
  • Para las familias tiene gran importancia saber qué temas trabajan nuestros hijos/as;
  • Se debe impulsar (el proyecto) entre las familias, no sólo en educación infantil sino también en primaria;
  • Es muy interesante pero precisa de más implicación por parte de todos/as.
  • Hacerlo más dinámico
  • ¡Gracias!Pasar más material a las familias
  • Lo hemos hecho muy despacio
  • Me habría gustado profundizar más en las dos primeras sesiones sobre internet y redes sociales

Conclusión:

La excelente disposición de las famílias de Otxandio me dió la oportunidad de desarrollar este pequeño proyecto que para mí fue extraordinario. No me queda sino agradecer su colaboración e impecable actitud. Su impacto en el día a día fue positivo en el sentido de que nos acercó y nos llevó a compartir inquietudes, traspasando los muros que a veces vivimos en las relaciones maestra - padres y madres.

Es evidente que sólo fue un comienzo y queda mucho por mejorar, entre otras cosas  me gustaría investigar otras herramientas posibles, mejorar la dinamización, e incorporar a los niños y niñas como parte activa del proyecto (en los siguientes cursos).

Eskerrik asko, TXORIAK!!!!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Autora: Elisabet Puiggròs Alibés / @epuiggros
Maestra de Educación Infantil

...

Publicado el 21.4.2016 por Juanmi Muñoz

¿Qué hacer con una tableta en el aula?

Buena parte de las certezas que tenemos hoy en la sociedad red consiste en pensar que podemos innovar en educación usando tecnología. Sin duda, la tecnología nos ofrece una serie de respuestas, soluciones tecnológicas muy sofisticas y variadas, pero hacen falta interrogantes para dinamizarlas. Buena parte de estos interrogantes son pedagógicas.

Uno de los aportes que pueda añadir la pedagogía (red, digital u online) al maremágnum de tecnologías que hoy tenemos dentro y fuera del aula –más fuera del aula, a veces- es, quizás, el hacernos preguntas valiosas para dar sentido a la tecnología. La construcción de esta mirada pedagógica está en pleno desarrollo y hace falta investigación.

Sobre la necesidad de mirar pedagógicamente la tecnología se asienta la Guía Práctica de la Educación Digital. Lo singular de esta guía es que recurre a la investigación de la práctica educativa para, primero, entender qué cambios se producen en la dinámica escolar cuando profesores y alumnos disponen de tabletas y, desde ahí, proponer una serie de recomendaciones que puedan mejorar la experiencia.

La investigación se  enmarca en el proyecto “Samsung Smart School” que durante el curso 2014-2015 ha impulsado el uso de las tabletas en 15 centros de Educación Primaria en igual número de comunidades autónomas de España (Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, La Rioja, Madrid, Murcia y Navarra), incluido Ceuta y Melilla.

El propósito de este proyecto, en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y las comunidades autónomas, fue impulsar el aprendizaje de los alumnos de 5º y 6º de primaria a través de dispositivos móviles en centros de zonas desfavorecidas por su ubicación geográfica, donde la ratio de abandono escolar o de desempleo era abrumador, así como dotar a los docentes de formación para apoyar el proceso de aprendizaje con las tabletas.

Producto de la investigación (que integró una encuesta a los docentes del proyecto, la observación de la práctica educativa en el aula, sesiones de focus group con los docentes, entrevistas virtuales a los profesores y embajadores del proyecto y el análisis de 80 unidades didácticas generadas), se analizó la percepción docente del uso de las tabletas al pensar la finalidad educativa, diseñar el enfoque didáctico, plantear la organización de contenidos y actividades, seleccionar los recursos didácticos, concebir el espacio y tiempo y proponer el enfoque de evaluación del aprendizaje con las tabletas.

La primera evidencia del estudio –que forma parte de la guía- es que las tabletas introducen cambios en la dinámica del aula. No obstante, los propios docentes reconocen que el reto educativo en este proceso de cambio no es la tecnología, sino el desarrollo de un modelo pedagógico que rompa con el modelo tradicional de enseñanza y aprendizaje. Sin duda, el proyecto para los docentes fue una gran oportunidad para pensar en qué cambios educativos se pueden ensayar. De esta reflexión docente es que surgen algunas recomendaciones para atender la pregunta que da título a esta post: ¿Qué hacer con una tableta en el aula?

Estas recomendaciones son las respuestas a los desafíos señalados por los docentes del proyecto “Samsung Smart School” que pueden ser tomados en cuenta por otros docentes.

  • Es imprescindible adoptar un modelo pedagógico adecuado para dar sentido y potenciar el efecto de las tabletas en el aprendizaje de los alumnos.
  • Es necesario planificar la forma en la que los alumnos desarrollen la competencia digital que les permita usar la tableta para aprender, ya que no es suficiente con ser un nativo digital.
  • Antes de responder a la pregunta “¿con qué app pueden aprender?”, es necesario que el docente se pregunte “¿a dónde quiero llegar?” y “¿cómo puede ayudarme la tecnología?”
  • La integración de la tecnología en el aula no debe ser la decisión de un docente en solitario, sino una decisión del claustro.
  • El uso de la tecnología en el aula genera menos incertidumbre si se dispone de un Plan B.
  • La seguridad digital es una tarea pendiente.
  • Cede el protagonismo a los alumnos y déjate sorprender por ellos.
  • Utiliza un enfoque pedagógico basado en la colaboración a la hora de diseñar proyectos para realizar en el aula con los alumnos.
  • Evita que los alumnos estén estáticos cuando uses en el aula las tecnologías móviles.
  • Para un buen uso educativo de las tabletas es necesario ir más allá de la enseñanza.
  • Hay que diseñar las actividades de aprendizaje, asumiendo que tanto alumnos como docentes forman parte de un escenario abierto y global.
  • La tableta es la puerta abierta hacía el enfoque Flipped Classroom.
  • Ponte como reto dar el salto cualitativo del juego a la gamificación.
  • No desarrolles tu competencia digital docente en solitario. Cuenta con otros compañeros, dentro y fuera de tu centro.
  • El enfoque 1:1 (un alumno una tableta) no significa que se personalice automáticamente el aprendizaje, pero es un primer paso.
  • Reflexiona sobre las actividades y tareas que se pueden hacer con la tableta.
  • Estableced vuestros propios medios y canales para informar y formar a las familias en este cambio que supone la introducción de las tabletas en el aula.
  • Evita limitar el uso de las tabletas a una simple recompensa por escuchar la clase o estar en silencio.
  • Para aprender, atrévete a cometer errores.
  • No olvides que, más allá de proporcionar acceso a la tecnología, es imprescindible centrar nuestra atención y esfuerzo a la aplicación educativa de la misma.
  • No basta con tener una tableta, hay que aprender a pensar educativamente con ella.
  • Tanto docentes como directivos tienen que ser conscientes de la necesidad de establecer y desarrollar una cultura digital en su centro educativo.

No obstante, la principal recomendación que dan los docentes del proyecto a todos aquellos profesores que quieran integrar la tecnología en clase es atreverse, dejarse sorprender por los niños e ilusionarse con el cambio.

Más información:

Suárez-Guerrero, C., Lloret-Catalá, C. y Mengual-Andrés, S. (2015). Guía Práctica de la Educación Digital. España: Samsung España. Recuperado de http://www.samsung.com/es/educaciondigital/LIBRO_SAMSUNG.PDF

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Autor: Cristóbal Suárez Guerrero / @cristobalsuarez 
Profesor del Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universitat de València, España.

...

Publicado el 20.2.2016 por Juanmi Muñoz

Categorías:

Los estudiantes, el centro y motor del aprendizaje (Connected Principals)

El Círculo de competencias de Alberta Education (2010) situaba a los estudiantes en el centro del proceso de aprendizaje. Este artículo, recientemente publicado por Connected Principals, defiende el modelo como válido hoy en día y explica el círculo: los estudiantes "son el conductor y la tecnología es el acelerador del aprendizaje" cita haciendo suyas las palabras del profesor canadiense Michael Fullan.  

Los objetivos principales del aprendizaje, visibles en la corona circular más exterior, constituyen las que denominan “3 E’s”: Ética ciudadana, Espíritu emprendedor y Estudiantes comprometidos -pensadores comprometidos- (Ethical Citizen, Entrepreneurial Spirit, and Engaged Thinker).  El círculo muestra también, en modo de secciones circulares interiores, qué camino hay que recorrer para llegar a dichas metas (materias y competencias).

En este sistema, la alfabetización y la aritmética son la base, las competencias primordiales para todo el aprendizaje, haciendo hincapé en que se necesitan ambas. Ahora bien, "la lectura y la escritura deben ser el piso, no el techo" se afirrma en este artículo citando al Dr. Yong Zhao.

 

...

Publicado el 8.2.2016 por Ana Moreno

Categorías:

Informática: ¿para qué?

Hace más o menos un mes el gobierno de Estados Unidos aprobó una ley de nombre particular: “Todo estudiante triunfa”. Bajo este sugerente título, la ley establece qué asignaturas son necesarias para conseguir una “educación completa” en ese país. La gran novedad es que la Informática se incluyó entre ellas.

“¿Qué tiene esto de novedoso...”, podríamos preguntar a quienes aplauden, “... cuando vemos que se incorporan ordenadores en las escuelas de los cinco continentes?”. La respuesta parece una mera cuestión semántica pero, para varios entendidos en el tema, es mucho más que eso.

Durante las últimas décadas hemos prestado creciente atención a la alfabetización digital (que no es exactamente equivalente a digital literacy, ya que andamos semánticos hoy). Buena parte de los proyectos que se proponen incorporar tecnologías digitales en las aulas lo hacen de cara a esta especial forma de alfabetización. Pero veamos primero de qué estamos hablando cuando hablamos de alfabetización digital.

Si nos atenemos a la definición más tradicional de alfabetización, estar alfabetizado es saber leer y escribir. Pero la forma en la que leemos y escribimos fue cambiando y -dicen algunos- ya no es suficiente con saber empuñar el boli y garabatear en cursiva. Ahora -nos dicen- la información no solo se lee y escribe en papeles sino también en ordenadores. Y por eso -nos dicen con un poquito más de insistencia- es importante saber “localizar, organizar, entender, evaluar y analizar información” usando tecnologías digitales. Si no lo hacemos -nos dicen con el índice en alto- nos caeremos de la “Sociedad de la Información” (pero esa es harina de otro costal…).

Ahora bien, ¿basta con saber localizar-organizar-entender-evaluar-analizar información usando tecnologías digitales?, ¿no era que además de leer -en el amplio sentido del término- también debíamos saber escribir?, ¿y qué quiere decir “escribir” en digital?, ¿con postear qué estoy pensando en facebook basta? Claramente, no.

Desde hace algunos años la importancia que se atribuye a programar viene creciendo de forma sostenida. Especialistas en educación mediática, en tecnologías digitales, gobiernos y organizaciones varias han hecho explícita la necesidad de entender la forma en la que la información circula, se produce y se consume, entendiendo el lenguaje del que se nutre.

Diferentes iniciativas buscaron llenar el vacío del que muchas escuelas aún no han podido hacerse cargo. En esta tierra fértil florecieron proyectos como La Hora del Código, las Code Weeks y los Coder Dojos, Code.org y Codeacademy, entre innumerables otros. Mucha gente en muchos países está dando sus primeros pasos en la tarea de programar. Sus motivos, sus expectativas al abordar la materia y las ilusiones que alimentan sus esfuerzos están en el otro costal (junto a la “Sociedad de la Información”).

Pero, entonces, si ya existen muchas formas de aprender a programar, ¿por qué se festejó tanto la decisión de incluir “Informática” en las escuelas de Estados Unidos? Resulta que la alfabetización digital -entendida como esos conocimientos que nos permiten manipular información en un contexto digital- y la Informática no son la misma cosa. La Informática es una disciplina científica en sí misma: desarrolló conceptos y procedimientos propios, así como técnicas de resolución de problemas específicas. Éstas constituyen la base de lo que Jeanette Wing llamó “pensamiento computacional” e incluyen, por ejemplo:

  • la representación de información mediante abstracciones, tales como simulaciones y modelos,
  • la estructura y análisis lógico de problemas,
  • el diseño de algoritmos para automatizar procesos, siguiendo secuencias determinadas de pasos,
  • el trabajo en escenarios complejos, de múltiples variables y soluciones posibles.

Durante los años ’80 y principios de los ‘90 del pasado siglo (!!) estos conceptos formaban el núcleo de experiencias de aprendizaje “construccionistas”. De la mano de Seymour Papert (Mindstorms, 1980) y de Mitchel Resnick (Tortugas, termitas y atascos de tráfico, 1997) los nostálgicos podemos revivir la emoción de ver a la tortuga moverse de acuerdo a nuestras (¡nuestras!) instrucciones.  

Pero algo pasó a mediados de los ‘90… (¿alguien dijo “Windows 95”?). Y la Informática se disfrazó de Mecanografía, preparando a los trabajadores de las oficinas del mañana. Convertida en un taller express de programación, prepara a los diseñadores de apps (autónomos, claro) del hoy. Pero despojada de estos disfraces, la Informática puede recuperar su digno lugar de Ciencia, preparando así a científicos de ojo crítico y a artistas de mano creativa capaces de escribir el mundo. Que no solo se trata de leerlo.

Entonces, ¿por dónde empezamos?

Gracias a la generosidad de aquellos que diseñan y comparten sus buenas ideas, es posible acceder a una buena cantidad de recursos para el aprendizaje de la Informática, listos para abordar en nuestras aulas y hogares. CS Unplugged, por ejemplo, se propuso ofrecer juegos y actividades para desarrollar el pensamiento computacional sin necesidad de usar un ordenador último modelo. Es más, no es necesario utilizar ordenador alguno. Bajo una licencia Creative Commons y con versiones en varios idiomas, el libro de CS Unplugged está a disposición para todo aquel que quiera dar sus primeros pasos en el área.

 

 

 

 

 

 

En conclusión, la Informática no es un fin en sí mismo. Es un medio para pensar de una forma particular y para entender a aquellos que piensan de esa forma particular. De esta manera, la Informática permite comprender que las lógicas que subyacen a la información que alegremente consumimos, producimos y cedemos (a veces sin notarlo) mediante ordenadores, se basan en conceptos y estrategias particulares. Aprender a “leerlos” contribuye a abordar más críticamente el mundo digital que nos rodea. Aprender a “escribirlos” ayuda a construir más creativamente el mundo digital que nos rodea.

 

Fuentes:  

Computer Science Unplugged: Un programa de extensión para niños de escuela primaria.  Diciembre de 2008. Licencia Creative Commons.

http://csunplugged.org/wp-content/uploads/2014/12/unpluggedTeachersDec2008-Spanish-master-ar-12182008.pdf

Informe “Informatics Education: Europe cannot afford to miss the boat”, desarrollado por Informatics Europe y ACM Europe. Abril 2013.

http://germany.acm.org/upload/pdf/ACMandIEreport.pdf

Papert, Seymour (1980) Mindstorms. Children, computers and powerful ideas. New York: Basic Books.

Resnick, Mitchel. (2009) Tortugas, termitas y atascos de tráfico. Barcelona: Gedisa.

...

Publicado el 21.1.2016 por Amalia Hafner

Categorías:

Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite