formularioHidden
formularioRDF

Panel Information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies (actualizada el 20-05-2019).

ODITE: Observatorio de Innovación Tecnológica y Educativa > concepto

facetas

2 résultats

El concepto y ejemplo smart city

El termino de smart city se está extiendo a una multitud de ciudades alrededor del mundo y debemos de empezar a comprender la importancia de las ciudades tecnológicas, tanto en sus beneficios como en sus carencias.

La smart cities Wheel (Rueda de Ciudades Inteligentes) es un marco holístico para considerar  los componentes clave que hace que una ciudad sea inteligente.

En el artículo de referencia se explora los conceptos y un ejemplo reconocido tanto a nivel internacional como desde España, hablamos de Santander como uno de los referentes en el mundo de las Smarts Cities. Donde la participación colectiva debe de ser un acto de voluntad requerida para apfrontar los nuevos retos tecnológicos de la ciudad, que con más de 12.000 sensores situados estratégicamente a lo largo de la urbe, la administarción está siendo capa a medir y tomar decisiones en beneficio del usuario y en la eficiencia - eficacia de los recursos aportados por la administración.

...

Publié le 27.4.2016 par lauandlau martin

Étiquettes:

Aproximaciones al concepto de Innovación educativa

“La misión de la escuela ya no es enseñar cosas. Eso lo hace mejor la TV o Internet… Debe ser el lugar donde los chicos aprendan a manejar y usar bien las nuevas tecnologías, donde se transmita un método de trabajo e investigación científica, se fomente el conocimiento crítico y se aprenda a cooperar y trabajar en equipo.” Francesco Tonucci

Introducción

En la sociedad de los comienzos del siglo XXI, caracterizada como sociedad del conocimiento, la institución escolar no puede permanecer ajena a los ritmos del cambio actual, por lo que la innovación constituye una de sus principales y prioritarias tareas. Desde distintos ángulos, se incrementan las necesidades y demandas que requieren la incorporación de innovaciones en su organización y funcionamiento educativo, para responder a las aspiraciones de los ciudadanos.

De los recientes cambios sociales, culturales y técnicos se derivan múltiples consecuencias. Cabe destacar las mutaciones en la vida familiar, así como los riesgos, según Majó (2009), de un desarrollo económico y técnico incontrolado además de las aspiraciones a un estado de bienestar creciente, que abocan sobre la institución escolar responsabilidades y problemas nuevos.

Los cambios en la adolescencia y juventud, como manifiesta Royo (2009), afectan muy directamente al clima, cultura y salud de las instituciones escolares, particularmente en la etapa de secundaria. Las necesidades de cambio de las instituciones escolares y las innovaciones en los modos de enseñanza en el aula provienen del propio entorno y del interior mismo de las escuelas. Así mismo, la institución escolar, siguiendo a Rivas (2000), necesita acomodarse a una doble presión: desde el exterior se exige cada vez mucho más y con más fuerza de las escuelas, al tiempo que su interior se hace más problemático y conflictivo. Por otra parte, las escuelas reclaman más autonomía, más recursos y más apoyo de la comunidad

Por su parte, los profesores demandan una mejor preparación inicial y continua, para afrontar con eficacia las nuevas circunstancias y ejercer su rol profesional de un modo más satisfactorio y estimulante, a la vez que de la forma más solvente posible. Tal y como comenta Fullan (1993), “… las funciones de los profesores son más complejas que nunca antes. Deben responder a las necesidades de una población estudiantil diversa y cambiante, a unas tecnologías en los lugares de trabajo rápidamente cambiantes y a unas demandas de excelencia reclamadas por todos los sectores de la sociedad.”

Es en este sentido que, a lo largo de las conferencias y charlas, revisaremos los planteamientos más recientes sobre innovación educativa. Planteamientos que se basan en focalizar y dedicar su trabajo a promover y ayudar a transformar la realidad cotidiana de los educadores, de los centros educativos, de los estudiantes y del aula, partiendo de los problemas y de las inquietudes de cada uno de los agentes anteriormente mencionados. En última instancia, creemos que ser referente en cuanto a educación, tecnología e innovación se refiere exige movilizar instituciones socioeducativas y profesores innovadores.

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la noción de innovación educativa?

A nuestro modo de ver, la tarea docente debe ser permanentemente innovadora. El problema es definir el sentido de esta innovación. Algunos autores como Schön (1998), definen y destacan este sentido, a partir de la necesidad de una cultura educativa en general, y docente en concreto, en constante reflexión.

Históricamente, la noción de innovación fue introducida a finales de los años 50 por los Estados Unidos. La referencia que apoyaba a esta necesidad provenía de la noción de  progreso y rendimiento en la industria y la agricultura. Siguiendo esta perspectiva hacía falta introducir innovaciones (tecnológicas y curriculares) para incrementar el rendimiento y la eficacia escolar. En la actualidad, la noción de innovación tiende a ser sustituida por la de "reestructuración” o “renovación”, más propia de la escuela y de la actuación del profesorado. Esta concepción de la noción de innovación como renovación está de acuerdo con nuestra propia tradición educativa catalana y ha sido entendido como un estado y una actitud de cambio permanente. Cambio entendido también como un proceso de reflexión, revisión y adecuación de las concepciones y prácticas escolares relacionadas con la actualización de los conocimientos sobre el hecho de enseñar y el hecho de aprender, los contenidos y materiales escolares, así como las transformaciones y las demandas socioeducativas que se relacionan con la escuela. Tener en cuenta las demandas socioeducativas no quiere decir adaptarse a cualquier realidad y/o sistema de valores. Cuando se habla de innovación, indefectiblemente también se realiza desde una visión profesional y de compromiso social: en este sentido, pensamos en un tipo de ciudadano que ha de actuar en una sociedad de futuro más justa, participativa y solidaria.

De todas formas, es muy frecuente el uso del término innovación en la lengua oral y escrita para designar varias ideas y concepciones en una de sola. Aunque su significado tenga una común base semántica, existen matices y connotaciones en función del contexto cultural, científico, técnico o profesional en que se utiliza. En el campo tecnológico, por ejemplo, el término innovación se refiere a la producción de un nuevo objeto o instrumento, aunque no se reduzca sólo a ello. En el ámbito de la cultura, la actividad humana y las ciencias sociales en cambio, el término innovación suele asociarse a la idea de una modificación de actitudes, comportamientos, procedimientos, modo de hacer y curso de la acción, últimamente sobretodo, con el pretexto y la excusa del uso y por medio de instrumentos tecnológicos (hardware y software). Es necesario destacar, al menos de momento, que se utiliza para significar tanto la acción de innovar, o bien el resultado de dicha acción, así como denotar el contenido de la innovación, comportamiento, práctica o idea. Por otra parte, conviene aclarar también palabras o términos sinónimos. Así, renovación y reforma se utilizan para designar la realidad o la realización de la innovación. En otras ocasiones, se emplean términos como difusión o adopción cómo términos de significado más restringido dado que se refieren a aspectos parciales o momentos específicos del proceso de innovación. Cambio es el término más utilizado como el sinónimo por excelencia de innovación, seguido de alteración, modificación, mutación y transformación.

Etimológicamente, la palabra innovación proviene del sustantivo latino «innovatio», de novus que constituye la base de un extenso campo léxico: novo, novitas, novius, renovatio, innovo e innovatio. En español, se encuentra el campo léxico análogo al latino entorno a nuevo: renovar, renovación, innovar, innovación, novedad, novel,.. De todas formas, creemos que es preciso destacar que el término innovación se construye sobre la base del lexema –nov- que denota “novedad” –algo nuevo- y del prefijo in-, también de origen latino, que en su primera acepción[1] equivale a en, dentro de, adentro, al interior. La referencia a “interior de” conlleva el significado de que algo emerge o proviene de dentro. Por consiguiente, el prefijo in- aporta al lexema –nov- un sentido de interioridad, sea como introducción de algo nuevo proveniente del exterior; sea como obtención o extracción de algo, que resulta nuevo, a partir del interior de una realidad determinada.

Es por esta razón que nuestro planteamiento sobre la innovación va estar entendido bajo estos dos matices: el primero, el ingreso de algo nuevo, dentro de una realidad preexistente (dinámicas y experiencias Top Down); y el segundo, la extracción o emergencia de algo, que resulta nuevo, del interior de una realidad preexistente (dinámicas y experiencias Bottom Up).

Así, y a lo largo de nuestro discurso y posteriores planteamientos de movilización a los educadores, nos basaremos en aquello que Rivas (2000) denomina como innovaciones externamente inducidas e innovaciones internamente generadas. Las primeras se identifican con aquellas innovaciones que resultan de la adopción e introducción en la escuela de algo ya existente fuera de ello[2]: objeto, idea, procedimiento y contenido; y las segundas, en donde la innovación se puede generar o elaborar en el interior de la institución escolar a partir de la resolución de problemas o en la satisfacción de una necesidad interna. Cabe destacar que las innovaciones internamente generadas son las más especialmente destacadas en los más recientes planteamientos y estrategias de innovación educativa, también denominadas como innovaciones centradas en la escuela (diagnóstico y resolución de problemas, desarrollo organizativo, autorrevisión escolar, desarrollo profesional docente en la escuela, o bien la “action-research” en el ejercicio de la enseñanza, observando, reflexionando, extrayendo conclusiones y aplicándolas en ciclos sucesivos).

En función de lo expuesto anteriormente pues, podríamos definir la innovación educativa como la acción deliberada para la incorporación o emergencia de algo nuevo en la institución escolar, cuyo resultado es un cambio eficiente en sus estructuras u operaciones, que mejora los efectos en orden al logro de los objetivos educativos.

Bibliografía y fuentes de documentación

I Congreso de la Renovación Pedagógica (1994): Innovación educativa. Documento de debate del Primer Congreso de  la Renovación Pedagógica. Barcelona.

Adell, J. (2001). El fomento de las nuevas tecnologías aplicadas a la formación presencial y a distancia en la Universidad. I Congreso de la Universidad Cardenal Herrera-CEU - Aplicación de las nuevas tecnologías en la docencia presencial y e-learning. Documento electrónico consultado en el CD-ROM del I Congreso celebrado en Valencia el 15 y 16 de Noviembre de 2001.

Berger, P.; Luckman, T. (1997). Modernidad, pluralismo y crisis de sentido. La orientación del hombre moderno. Barcelona: Ed. Paidós.

Bates, T. (2001). Cómo gestionar el cambio tecnológico. Estrategias para los responsables de centros universitarios. Barcelona: Ediuoc-Gedisa.

Carbonell, J. (2001). La aventura de innovar. El cambio en la escuela. Madrid: Ed. Morata.

Fullan, M., Watson, N. con Kilcher, A. (1997). Building infrastructures for professional development: an assessment of early progress. Nueva York: Rockefeller Foundation.

Fullan, M. (1993). Change Forces. Probing the depths of educational reform. Londres: The Falmer Press. 

Gil Rodríguez, F.; Alcover de la Hera, Carlos M. (2004). Técnicas grupales en contextos organizacionales. Madrid: Ed. Pirámide

Majó, J. (2009). No m’ho crec. Barcelona: RBA.

Ponti, F. (2009). 7 movimientos para construir una empresa innovadora. Barcelona: EADA.

Prats, M.a.; Riera, J. (2005). Expectativas y temores docentes ante la implementación de las TIC en los centros educativos. Comunicación en línea en http://ticemur.f-integra.org/vticemur/documentos/mesa5/C4.pdf

Rivas Navarro, M. (2000). Innovación educativa. Teoría, procesos y estrategias. Madrid: Ed. Síntesis.

Royo, J. (2009): Los rebeldes del bienestar. "Claves para la comunicación con los nuevos adolescentes”. Barcelona: Ed. Alba

Sancho Zamora, R. (2007). Gestión de la innovación. Toledo: Diputación de Toledo.

Schön, Donald A. (1998). El Profesional Reflexivo. Cómo piensan los profesionales cuando actúan. Barcelona: Paidós.

Recursos web

Tonucci, F. (2009). La misión principal de la escuela ya no es enseñar cosas. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1085047

 

Dr. Miquel Àngel Prats i Fernàndez

miquelpf@blanquerna.url.edu / mangel@prats.cat

Profesor titular de la Universidad Ramon Llull

Director del grado de Educación Infantil en la FPCEE Blanquerna – Universidad Ramon Llull

 

 

 

 

 

 

[1] La segunda acepción tiene el valor de sentido de privación o negación.

[2] Implica la existencia de dos realidades: una es la realidad de “lo nuevo” y otra es la realidad de “lo previo”, en cuyo interior aquello se incorpora. Por virtud de la incorporación, introducción o emergencia de algo nuevo, la realidad existente resultará innovada, alterada, modificada, cambiada.

...

Publié le 3.11.2014 par M Jesus Garcia San Martin

Trouvez

facetas
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite