formularioHidden
formularioRDF

Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. La aceptación de la Política de Cookies posibilitará la visita de nuestra web.

¿Qué puedo hacer?

Aprendizaje personalizado: ¿Moda o necesidad?

tipo de documento Artículo

Compartido Josep Ramon Planas Garcia Por Josep Ramon Planas Garcia

Acerca de este recurso...

Visitas 148

Valoración +1 Me gusta No me gusta

Aprendizaje personalizado: ¿Moda o necesidad?

Este post corresponde al artículo publicado en el Informe Especial ODITE “Educación en tiempos de Pandemia 2020” del autor Javier Tourón.

En este artículo, el autor nos acerca la idea de lo que es el aprendizaje personalizado, la necesidad del cambio y de su implantación, las características que lo definen o sus dimensiones.
Además, el autor añade información, lecturas y reflexiones para los lectores que deseen profundizar y ampliar sobre el tema y preguntas clave para los docentes que quieran ponerlo en práctica.

 

En las próximas líneas voy a tratar de esbozar algunas ideas, comúnmente aceptadas por los expertos, sobre qué sea el aprendizaje personalizado y la imperiosa necesidad de su implantación, a mi juicio, en cualquier sistema o institución educativa que merezca esa denominación. Adjuntaré información complementaria para los que quieran profundizar o ampliar lo que aquí serán solo unas pocas ideas que nos ayuden a centrar el tema.
En educación, el paso del tiempo y la palabra cambio parecen estar inexorablemente unidas, pero no siempre está claro qué cambiar o por qué o para qué hacerlo. Como señalé recientemente en el prólogo de la Guía de Competencias Digitales en Educación, "(...) un sistema educativo que no se adapta a las necesidades sociales no puede ser funcional y si no lo es, tampoco tendría mucho sentido hablar de eficacia o eficiencia para lograr objetivos o resultados que no son de utilidad para los destinatarios. (...) ya no es posible seguir considerando el aprender como un mero saber cosas que, por otra parte, pronto estarán desfasadas y carecerán de utilidad o significación para los que las hayan aprendido. (...) Ahora es preciso, entre otras muchas cosas, saber buscar la información, seleccionar lo que es relevante, evaluar la calidad de la misma, elaborar proyectos, plantear problemas, establecer vías para resolverlos, comunicar lo sabido o descubierto, trabajar en equipo, manejar los medios técnicos pertinentes, y, por decirlo con una expresión sintética: “aprender a pensar con hondura y creatividad, fomentar la capacidad crítica, desarrollar, en suma, hábitos intelectuales duraderos” (Tourón, 2021, p.6)

Sí, la naturaleza del aprendizaje ha cambiado, pero el rol del profesor y del alumno no tanto. Esta es una primera razón que exige un cambio. Un aprendizaje que ha cambiado en su naturaleza (siempre con matices, claro): del saber al saber hacer, aunque ambos se realimentan, por lo que quizá sea más claro decir que no podemos promover un aprendizaje que se centre, o tenga como único objetivo el "saber cosas" o "aprender lecciones". La pregunta que se nos debemos plantear es: ¿pueden los métodos expositivos, o una única metodología, basada principalmente en la acción del profesor, favorecer la adquisición de las competencias que se han denominado del siglo XXI? ¿Pueden fomentar ese entramado deacciones que supone el "saber hacer"? La pregunta, que es meramente retórica, tiene una respuesta evidente: no.
Se señala con acierto, a mi entender, que los alumnos deben formarse para resolver
problemas que aún no se han planteado, para profesiones que aún no existen y para desenvolverse con tecnologías que aún no se han inventado. Esto, ¿no impone un serio retopara el sistema educativo, los aprendices y sus profesores? (Cf. Tourón, 2017, prólogo).
Esto significa, entiendo yo, que no hay otra solución que abordar un enfoque de la escuela, que retorne al estudiante, al alumno, el protagonismo que por la naturaleza de las cosas solo a él le corresponde; el protagonismo quelos planteamientos didácticos expositivos y una evaluación del mero aprendizaje y no como aprendizaje, no pueden proporcionarle. Una escuela centrada en el aprendizaje y no en la enseñanza es una escuela, como se comprende, que transforma radicalmente los roles del profesor y del alumno. El primero pasará de expositor (aunque haya de exponer cuando convenga) a ayuda, guía y apoyo del que aprende; y el alumno, de sujeto paciente que escucha, anota, memoriza y repite (aunque esto haya de hacerlo en algún grado, cuando convenga, también) a sujeto agente, responsable de su aprendizaje. Protagonista precario, es decir, necesitado de ayudas, pero protagonista, al fin y al cabo.
Para seguir justificando la necesidad del aprendizaje personalizado, es preciso aceptar, además de lo señalado más arriba, otras tres premisas que serán cruciales para abordar el
cambio con sensatez y de manera lúcida:

  1. los alumnos, los estudiantes son diversos en sus capacidades, intereses, motivaciones, preferencias de aprendizaje, y otras muchas dimensiones relevantes para su desarrollo.
  2. Los resultados esperados del aprendizaje son diferentes al mero 'saber lecciones', pues como señalé arriba las necesidades y naturaleza del aprendizaje actual han cambiado; y, la más importante que incluso podría hacer prescindibles las dos anteriores, 
  3. Solo el alumno, cada alumno es responsable y protagonista de su propio aprendizaje. Dicho de otro modo, el aprendizaje es una conquista personal que implica a toda la persona, cognitiva, afectiva y socialmente. Así pues, nadie puede aprenderme, solo yo puedo asumir mi trabajo y poner mi esfuerzo personal en el desarrollo de mi potencial.

Pues bien, una escuela o proceso educativo (instructivo si se quiere reducir a esta dimensión solamente) centrado en el enseñar, donde la acción recae preferentemente en el profesor, donde el alumno es un mero sujeto paciente, en el que la metodología es básicamente de corte expositivo y orientada por el docente y, además, igual para todos y con el mimo nivel de reto, profundidad y velocidad de desarrollo para la mayoría, no puede responder a la tesis central de estas páginas. A saber, que la escuela debe ser un lugar preferentemente de aprendizaje en la que el estudiante, alumno o aprendiz tiene que realizar una tarea radicalmente personal, en la que necesitarán ayudas, de acuerdo, pero personal, en cualquier caso, lo que le llevará a ser el único protagonista de su propio aprendizaje. Una escuela así se basa, tiene que basarse, en las características de cada aprendiz que, como he señalado, tiene facultades y necesidades diversas, pero un denominador común: el desarrollo óptimo del potencial que cada uno tenga.
Si esto es así, la educación, la instrucción, el aprendizaje no puede ser sino personalizado. ¿Qué significa esto? Veámoslo. El primer proponente en España de la educación personalizada, como es bien conocido, fue el profesor García-Hoz, cuyo pensamiento pedagógico de conjunto es probablemente el más sobresaliente del último sigo en nuestro país. Aunque en estas páginas nos centramos en el aprendizaje, parte importante de la educación, pero que en absoluto agota el concepto de educación, quizá merezca la pena destacar tres notas características de la educación personalizada:

  1. Distinción cualitativa, cada uno es quien es y diferente a los demás.
  2. Autonomía: capacidad de gobierno de sí mismo, uso efectivo de la libertad personal.
  3. El hombre se abre a la realidad social y trascendental que le envuelve.

El lector interesado en el concepto de educación personalizada puede consultar entre otros: García-Hoz, V. (1985). Educación personalizada. Madrid: Rialp. 8ª ed. O el Tratado de Educación personalizada dirigido por García Hoz.
Entiendo que el aprendizaje personalizado es una parte nuclear, pero no la única, de la educación personalizada y es la que, principalmente, ocupa la formación y desarrollo intelectual de las personas y, por ello, interpela directamente a los centros educativos. Una última precisión antes de seguir adelante: sin aprendizaje personalizado, toda educación personalizada es una mera ilusión o, peor aún, una trampa.

El aprendizaje personalizado: una definición de trabajo

No podremos entrar a fondo, o mejor, con extensión en este asunto, pero voy a ofrecer unas líneas sobre algunas elementos que constituyen el entramado del aprendizaje personalizado. Podemos señalar que: «El aprendizaje personalizado es un enfoque pedagógico y didáctico que se adapta al ritmo, intereses, preferencias y necesidades del alumno. Los objetivos, el contenido, el ritmo y el método de instrucción pueden variar de un alumno a otro, poniéndose el foco en ayudarles a tener éxito en sus resultados académicos».

img1


Este enfoque tiene lugar de acuerdo con cuatro grandes dimensiones: tiempo, itinerarios de aprendizaje, ritmo y lugar. Veamos, brevemente, que significan estas dimensiones.

img2

  1. La dimensión tiempo significa que los estudiantes participan en el aprendizaje activo en cualquier momento: no solo durante el día y el año escolar. Esto puede incluir: calendarios de cursos flexibles donde los estudiantes comienzan y avanzan cuando están listos, sin procesos de recuperación, ni esperar a otros alumnos; actividades de verano aprendiendo a mantener y construir sobre lo alcanzado; opciones de aprendizaje asíncrono y justo a tiempo [just in time] a través de teléfonos inteligentes y otros dispositivos; integración de oportunidades de aprendizaje fuera de la escuela, como pasantias y servicio comunitario.
  2.  Los itinerarios de aprendizaje cambian dinámicamente en función de la nueva información sobre lo que cada estudiante ha dominado y sobre dónde necesitan ayuda. Esto puede incluir: contenido adaptado de acuerdo con las respuestas de un alumno dado, con sugerencias, comentarios y recursos únicos; incluidas aclaraciones para ayudarles a superar los malentendidos; evaluaciones adaptativas que cambian y responden en función de las respuestas de los alumnos a las preguntas anteriores; secuencias adaptativas que cambian lo que el estudiante ve a continuación, basándose en la recopilación y el análisis continuo de su trabajo anterior.
  3. El ritmo. Los estudiantes aprenden a su propio ritmo, invirtiendo el tiempo necesario para dominar lo que necesitan saber y saber hacer. Esto puede incluir: progresiones flexibles basadas en el logro de objetivos explícitos y medibles; evaluaciones integradas para reconocer rápidamente cuándo un estudiante ha adquirido conocimientos o habilidades clave; intervención oportuna cuando las evaluaciones en tiempo real muestran que un estudiante necesita más ayuda
  4. El lugar. El aprendizaje se produce en cualquier lugar, a través de Internet, dentro de comunidades de aprendizaje en línea, utilizando teléfonos inteligentes u otros dispositivos. Esto puede incluir: contenidos de cursos en línea y herramientas que les permiten a los estudiantes hacer los cursos donde quieran; comunidades de aprendizaje en línea que utilizan prácticas y herramientas comprobadas para promover la capacidad de respuesta, la relevancia, el respeto, el empoderamiento y las discusiones activas y en línea; colaboración continua a través de proyectos y otras formas de aprendizaje.

img3

img5

img7

Estas dimensiones son coincidentes en buena medida con el marco propuesto en el informe Continued Progress de la Fundación Bill & Melinda Gates que puede consultarse en la traducción incluida en mi blog (se incluye en la lista de entradas sugeridas). Se aportan una serie de preguntas que puede servir de reflexión a los profesores y a la comunidad educativa:

  1.  perfiles de los aprendices que ofrezca a los profesores un perfil profundo de las fortalezas, necesidades, motivaciones, progreso y metas individuales de cada estudiante para ayudar a informar su aprendizaje;
  2. las rutas o itinerarios de aprendizaje que permiten la flexibilidad en el camino que los alumnos toman a través del contenido. Los estudiantes pueden tomar decisiones sobre el contenido, o la estructura del aprendizaje, y la escuela utiliza una variedad de enfoques de instrucción y materiales curriculares para satisfacer las necesidades de aprendizaje de todos los estudiantes;
  3. la progresión basada en la competencia, el progreso de cada estudiante hacia metas claramente definidas se evalúa continuamente y la evaluación se realiza "a demanda" cuando un estudiante está listo para demostrar competencia. La evaluación puede adoptar diversas formas, como proyectos o presentaciones, así como exámenes y pruebas más tradicionales. Un estudiante avanza y obtiene créditos académicos (si corresponde) tan pronto como demuestre un nivel adecuado de competencia. Los estudiantes avanzan a través del contenido a su propio ritmo;
  4. ambientes flexibles de aprendizaje, por ejemplo, los elementos del espacio de aprendizaje (tamaño, organización del aula y mobiliario) permiten, o no obstaculizan, la implementación del aprendizaje personalizado. La estructura del tiempo de aprendizaje y las estrategias de agrupación de estudiantes son flexibles, responden a las necesidades de los estudiantes y, en el caso de las estrategias de agrupación, se basan en datos. La tecnología es un aspecto clave del modelo escolar y está disponible para todos los estudiantes y, con frecuencia, las escuelas proporcionan un dispositivo para cada estudiante.

Omito otros detalles por razón de espacio. La definición de trabajo que ofrece esta fuente podríamos resumirla así: «El aprendizaje personalizado busca acelerar el aprendizaje del estudiante, adaptando el entorno — qué, cuándo, cómo y dónde aprenden los estudiantes— para acomodarse a las necesidades, destrezas e intereses de cada estudiante individual. Los estudiantes pueden tomar las riendas de su propio aprendizaje, al tiempo que desarrollan una conexión personal profunda con los demás estudiantes, susprofesores y otros adultos.»

img7

img8

imh9

img10

El aprendizaje personalizado y su conexión con algunos principios del sistema educativo

Solo quiero añadir, para terminar, algunas ideas de las conexiones que sugiere el título del epígrafe.

  1. Una enseñanza basada en competencias supone (INACOL, 2011) que:
    1. Los estudiantes avanzan sobre el dominio demostrado.
    2. Las competencias incluyen objetivos de aprendizaje explícitos, medibles y transferibles que empoderan a los estudiantes.
    3. La evaluación es una experiencia de aprendizaje significativa y positiva para los estudiantes.
    4. Los estudiantes reciben apoyo oportuno y diferenciado según sus necesidades individuales de aprendizaje, y
    5. Los resultados de aprendizaje enfatizan las competencias que incluyen la aplicación y la creación de conocimiento, junto con el desarrollo de habilidades y disposiciones importantes. Todos ellos son principios que enlazan plenamente con las características de un aprendizaje personalizado, tal como señalamosanteriormente. Cuestión distinta es preguntarse si es frecuente y, sobre todo, si es habitual que la educación basada en competencias en nuestro sistema educativo tenga presente estos aspectos.
  2. La enseñanza, y el aprendizaje actual, se basaba en competencias y estándares, lo que implica invocar un modelo con décadas de tradición como el Mastery Learning –Un excelente artículo de síntesis sobre el particular es el de López, López, E. (2006)– y de eficacia suficientemente probada. Esto implica que el alumno avanza en la medida que domina o adquiere las competencias previstas. Aquí, el dominio tiene prioridad sobre el tiempo para lograrlo y el avance del alumno por el currículo también. Esto implica una gestión de la evaluación diferente a la habitual. La evaluación, tal como señalé en otro lugar, es la pieza clave de todo el proceso de aprendizaje y bueno sería que no olvidásemos que: "La evaluación DEL aprendizaje mide el rendimiento del alumno. La evaluación PARA el aprendizaje ofrece feedback a lo largo de todo el proceso. La evaluación COMO aprendizaje abarca a la evaluación PARA y DEL aprendizaje en la que el aprendiz valora su progreso y reflexiona sobre su propio aprendizaje".
  3. Una educación basada en estándares. Sería interesante saber cómo se pueden eliminar de la actual ley educativa los estándares y no poner el sistema a la deriva. Ya recordamos lo que decía Séneca: "Todo viento es contrario para el barco que no sabe a qué puerto se dirige" Apunto solamente lo siguiente (Tourón, 2009):
    1. "El establecimiento de metas es una exigencia de la calidad. Sin ellas no puede hablarse de eficacia, ni de eficiencia ni de funcionalidad del sistema educativo y se deja a los escolares al albur de posturas localistas que pueden estar justificadas o no.
    2. Los estándares no son algo diferente de los objetivos específicos que establecen los profesores, a no ser por su grado de aceptación como propuesta común.
    3. La base social es esencial en el establecimiento de estándares. El debate y la reflexión de los sectores implicados es muy conveniente. Además, los estándares no limitan ni prejuzgan los modos de actuar de los profesores, simplemente señalan el punto de llegada deseable para los alumnos.
    4. No deben convertirse en una propuesta de mínimos, lo que tendría unas consecuencias poco deseables para el sistema educativo.
    5. Deben articularse de acuerdo con niveles de rendimiento y dominio muy diferentes, para poder acoger las exigencias intelectuales de todo el alumnado.
    6. Carecen de sentido si no se precisan mecanismos de evaluación adecuados que permitan tomar mejores decisiones en el tiempo. Desde luego el establecer estándares no garantiza en absoluto que se logren. Precisamente ése es el papel de la evaluación: comprobar y analizar los resultados, ofrecer feedback a los administradores, a las escuelas, éstas a sus alumnos, etc. dependiendo del nivel de generalización en el que nos situemos".
  4. El aprendizaje personalizado se imbrica perfectamente con todos los modelos propios de la pedagogía activa, de las metodologías activas, del learning by doing. Más aún, diría que las exige como una condición sine qua non. Y, naturalmente, pone en primer plano los modelos centrados en el alumno. Pasar de una clase tradicional centrada en el maestro a una clase centrada en el estudiante puede ser desalentador. Pero, cuando empoderamos a nuestros estudiantes, se desata su potencial. La escuela y el aprendizaje ya no son algo que se les hace a los estudiantes; está hecho con ellos. La experiencia común de muchos profesores es que cuando confiamos en los alumnos y les damos capacidad de elegir y de hacer, siempre nos sorprenden. Brindar a los estudiantes la oportunidad de elegir siempre ha sido la piedra angular de la instrucción diferenciada. Y es que no acabamos de creer en ellos y no acabamos de aceptar, pese a las evidencias de investigación disponibles, que sus capacidades, motivaciones, ilusiones y proyectos son diversos. No podemos convertir la escuela, como muchas veces se ha señalado, en una máquina de producción en serie. Por muchas razones, pero una basta: las personas no somos cosas.
  5. El papel de la tecnología. Muchos profesores cuando lean estas ideas, u otras similares, pueden pensar enseguida que no es posible, aunque parece deseable. A eso respondo que es posible gracias a la tecnología utilizada como medio para implantar y escalar estos planteamientos y principio. De ahí la importancia de desarrollar las competencias digitales en la educación. Existen herramientas muy eficaces para hacerlo, pero solo menciono ahora una plataforma que estamos terminando de adaptar a nuestra lengua en mi equipo de investigación en UNIR: Renzulli Learning, un sistema que permite diferenciar y personalizar el aprendizaje de los alumnos poniendo en práctica, a golpe de clic, muchos de los principios enunciados en las páginas precedentes.

No es posible extenderse más ahora. A modo de síntesis personal de lo señalado diría que: tenemos que ser capaces de construir, dentro de la escuela, carriles para vehículos de todas las velocidades, del mismo modo que tenemos carriles para alumnos más lentos (adaptaciones curriculares, profesores de apoyo, etc.). Los profesores tienen que recibir la formación adecuada para que sean capaces de adaptar estos cuatro parámetros: profundidad, complejidad, amplitud y velocidad, en planes tan individualizados como sea posible. Realizado esto de manera óptima, convertiríamos las escuelas en verdaderos entornos de aprendizaje,de desarrollo del talento.

REFERENCIAS
_________________
Bernardo Carrasco, J. (coord.),
(2011). Educación personalizada:
principios, técnicas y recursos.
(Madrid, Síntesis-UNIR).350 pp.
Frost, D. & Worthen, M. (2017).
iNACOL Issue Brief: State Policy &
K-12 Competency-Based Education.
Recuperado de: http://www.aurora-institute.org/wpcontent/uploads/iNACOLIssueBrief-StatePolicyK12CBE.pdf
Jardón Giner, P.; Sancho-Álvarez, C.;
Grau Vidal, R (2014)
Metaevaluación del Concepto
“Educación Personalizada”:
Búsqueda y Análisis. Revista de
Investigación Educativa Conect@2,
4(9): 8-26. Recuperado de: https://www.uv.es/gem/gemeduco/publicaciones/Metaevaluaci%C3%B3n_del_concepto_Educaci%C3%B3n_personalizada_B%C3%BAsqueda_y_analisis.pdf
K-12 Education Team (2015).
Continued Progress: Promising
Evidence on Personalized Learning.
Bill & Melinda Gates Foundation.
Recuperado de: http://k12education.gatesfoundation.org/resource/continued-progresspromising-evidence-onpersonalized-learning/
López, López, E. (2006). El Mastery
Learning a la luz de la investigación.
Revista de Educación, 340. Mayo-Agosto 2006, pp. 625-665
Pérez Guerrero, J. y Ahedo Ruiz, J.
(2020). La educación personalizada
según García Hoz. Revista
Complutense de Educación, 31(2),
153-161. Recuperado de: https://revistas.ucm.es/index.php/RCED/article/view/61992
Tourón, J. (2021). Prólogo en García
San Martín, M. J.; Hidalgo, M. y
Márquez, A. Competencias digitales
en educación. Logroño, España:
UNIR, Escuela de profesores.
Recuperado de: https://www.javiertouron.es/competencias-digitales-eneducacion-un-marco-conceptual/
Tourón, J. (2017). Los retos de la
escuela actual: de la enseñanza al
aprendizaje. En Martín, R. y Calvillo,
A. (coords). The Flipped Learning.
Guía «gamificada» para novatos y
no tan novatos. Logroño: Editorial
UNIR.
Tourón, J. (2009). El
establecimiento de estándares de
rendimiento en los sistemas
educativos. Estudios Sobre
Educación, 16, 127-146.
Recuperado de: http://hdl.handle.net/10171/10104

ENLACES DE INTERÉS
_________________
Para profundizar sugiero la lista de
contenidos de Pearltrees sobre
aprendizaje personalizado que he
preparado:
https://www.pearltrees.com/escuelaunir/aprendizajepersonalizado/id28566876
O esta otra (son en parte
redundantes) de Wakelet sobre un
nuevo modelo de escuela y
aprendizaje:
https://wakelet.com/wake/yo9du21LNoC6hPjZQ2mYd

Autores:

Editores: Ana Moreno , Josep Ramon Planas Garcia

Categorías:

Se respeta la licencia original del recurso.

0 comentarios

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Premio

Juegos de Timeline

Informe especial ODITE

Colaboradores OWD

Juegos

Hazte soci@ Espiral

Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite